Un ídolo de la infancia, Rommel Fernández

Cuando el fútbol en Panamá estaba en segundo plano, un panameño hacia goles en el exigente fútbol de España, Rommel Fernández Gutiérrez. Recuerdo estar pendiente cada sábado a partir de la 1 p.m. de los resumenes sabatinos que brindaba el programa ”Fútbol alrededor del Mundo” en TVN canal 2, esperando el resumen de la jornada del fútbol español y sobre todo, los goles de Rommel con el Albacete. Aquel domingo 16 de agosto, con tan solo 9 años, queria por primera vez ver un juego de la selección nacional en el Estadio Revolución y sobre todo aquel jugador que semana tras semana veia hacer goles por televisión. Lamentablemente a mi corta edad en ese entonces no pude ir al estadio, me toco ver el partido por televisión, la expectativa por ver jugar a aquel jugador panameño que competia en el fútbol de elite era grande no sólo por mí sino por todo el país. Rommel era ídolo de grandes y chicos, tan solo habia llegado al país el día anterior para darse cita y jugar con la selección despues de mas de 11 horas de vuelo, vaya amor por representar al país! el momento esperado llego, Rommel ingreso en el segundo tiempo, en la victoria de Panamá vs Costa Rica 1-0 generando mucha ilusión a todo el país. Al año siguiente causo conmoción su tragica muerte, recuerdo que su honras funebres se dieron practicamente en cadena nacional por TV, todo un pais quedo conmocionado por la perdida de un ídolo…que tuve la ilusión de ver jugar.

En este extracto se resume lo que fue la carrera de Rommel Fernández en el fútbol español:

Tres goles de cabeza recibidos por Nery Pumpido del Real Betis, portero argentino con etiqueta mundialista, coreados a más no poder por los aficionados que abarrotaron el estadio, llevaron al Tenerife a la división de honor del fútbol de España. El autor de esta hazaña fue el panameño Rommel Fernández, quien había llegado a la Madre Patria como un simple aprendiz de futbolista. En cada una de las innumerables entrevistas concedidas por el ariete decía: sigo aprendiendo. Así era de humilde el hijo de Doña Melida.

Durante sus dos primeras temporadas en Tenerife, después de cada jornada de entrenamiento, el panameño se mantenía en la gramilla por hora y media más, bajo la atenta mirada del DT “Pepe” Alzate, su “Mister” inicial en la categoría de plata. Este aprendizaje constante lo llevaron a ser considerado como uno de los mejores jugadores importados, razón para que el público y la prensa tinerfeña lo llamaran ”El Panzer” y el ”Zorro del área” como lo dieron a conocer otros medios.


Después de pasearse como campeón indiscutible en la división inferior, ascendió a lo que hoy es la ”Liga de las Estrellas” con la modestia acostumbrada, pero con tesón insuperable. Ímpetu mostrado en su roce con lo más selecto de la nación ibérica, por lo que fue galardonado como el mejor futbolista hispanoamericano de la liga 1990-1991, recibiendo el codiciado Trofeo EFE, muy distante de los otros competidores. Cabe destacar que la mencionada temporada estuvo cuajada de estrellas iberoamericanas, entre ellas el goleador mexicano Hugo Sánchez, el brasileño Leonardo, el uruguayo Bengoechea, Fernando Redondo de Argentina y el paraguayo José Luis Chilavert, entre otros ases.


En el cenit de su esplendorosa pero corta carrera, el placino estuvo en la mira de varios oncenos del calcio italiano y de otros equipos de Europa. El Real Madrid casi lo ficha, pero a última hora se decidió por el bonaerense Juan Eduardo Esnaider, quien no resultó y fue bajado al Castilla de la segunda división.

Por otro lado, en ocasión de un partido de fogueo entre la selección española frente a un combinado de jugadores foráneos dirigidos por el inmortal Alfredo Di Estefano, éste encabezó la lista de sus escogidos con el nombre de Rommel Fernández. !Vaya reconocimiento! También Jorge Valdano considero al panemeño como el mejor jugador a ultranza, por la incomparable entrega en labor ofensiva. El argentino en mención editó un video con los mejores goles del istmeño. Cinta que le dio la vuelta al mundo.

El destino y los calculados movimientos del negocio futbolístico llevaron al recordado compatriota a parar al Valencia, uno de los mejores equipos del balompié español. Allíe el ex Tenerife fue presentado como una de las ”torres gemelas” al lado del ya consagrado búlgaro Luboslav Penev. Las cosas no funcionaron del todo bien, los centros enviados al área chica eran enconadamente disputados por los dos espigados delanteros, causando confusión entre ellos mismos, perjudicando al equipo.

Rommel fue en calidad de préstamo al Albacete, donde en uno de los primeros partidos recibió una mordida en una de sus rodillas al elevarse frente al marco contrario, la lesión lo alejo de las canchas por casi dos meses. A su regreso comenzó a marcar goles hasta que el conocido trágico accidente automovilístico truncó la vida del excelente ”aprendiz” que brillo al lado de los mejores profesionales a nivel mundial. Varios fueron los técnicos reconocidos que tuvieron que ver con el desempeño del panameño. Entre ellos Benito Floro, Vicente Miera, Gus Hiddink y el ”Indio” Solari, quienes invariablemente tuvieron frases de elogio para el canalero.

Gracias a su incomparable cometido de llevar al Tenerife a la máxima categoría, algo lejos de su alcance por muchas décadas, el pueblo de la isla canaria y la directiva del club mantienen izada la bandera panameña en el Estadio Heliodoro Rodríguez, en muestra de su agradecimiento eterno al humilde en su grandeza Rommel Fernández Gutiérrez.

Ver también:
Estadios de fútbol



Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *