Suplentes de lujo, jugadores revulsivos desde el banquillo

Son la primera opción al momento de realizar cambios en el transcurso de un partido, se adaptan perfectamente a su condición de suplentes, siendo capaces de revolucionar un encuentro pese a no ser titulares. Saltan al campo con el marcador en contra para darle la vuelta al resultado y así conseguir triunfos épicos.

Salvatore Schillaci – Italia

La carrera de Salvatore Schillaci se resume en el Mundial de Italia 90. Entró en el minuto 75 del primer partido contra Austria reemplazando a Carnevale, el partido estaba 0-0 y 3 minutos después, apareció anotando de cabeza el gol de la victoria italiana. En el tercer partido contra la potente Checoslovaquia, comenzaría una racha goleadora anotando un gol por partido, aquí anotó el primer gol y fue titular hasta el final del campeonato junto al joven prodigio italiano Roberto Baggio, anotando los dos en la victoria 2-0, (sentando ambos a Vialli y Carnevale). Anotó 4 goles más de manera consecutiva frente a Uruguay, Irlanda, Argentina e Inglaterra. Gracias a sus 6 goles con la selección de Italia le convirtieron en el máximo goleador del torneo. Pese a que era un futbolista de virtudes limitadas las supo aprovechar perfectamente para convertirse en un delantero letal en los minutos finales, demostraba su oportunismo y era capaz de cambiar los partidos en los minutos finales. Esto le convirtió en uno de los futbolistas más carismáticos del fútbol italiano.

Ariel Ortega – Argentina

A escasas semanas del inicio del Mundial de Estados Unidos 94′, Ariel ”el burrito” Ortega encontraba la consagración donde más lo desea la hinchada de River Plate: anotando un gol en La Bombonera, frente a Boca. Anunciada la convocatoria para Estados Unidos, formaba parte de un plantel de lujo con 20 años recién cumplidos. Cuando Maradona fue suspendido en el segundo partido del Mundial, ocupó su puesto en el equipo. Fue tan bueno como para llevar sobre sus espaldas el peso de portar el mítico 10 de Maradona. Precisamente Maradona volvió a convocarlo a la selección cuando ocupó el cargo de seleccionador.

Debutó como profesional en 1991 en River Plate. En 1997 llegó a España para jugar en el Valencia, donde estuvo temporada y media, tras la que se fue a la Sampdoria. Tras una temporada en el equipo genovés, se fue al Parma, donde estuvo también un año, tras el que regresó a River. En 2002 volvió a hacer las maletas y se fue al Fenerbahçe turco. Al año siguiente retornó a Argentina para jugar en Newell’s Old Boys. Dos temporadas después regresó de nuevo a River y luego pasó tres temporadas cedido en el Independiente de Rivadavia, en el All Boys y en Defensores de Belgrano, donde colgó las botas.

Ole Gunnar Solksjaer – Noruega

Delantero noruego, disputó con su selección el Mundial de 1998 y la Eurocopa del 2000, recordado por su habilidad para anotar goles en muchos casos en momentos críticos que lo llevaron a ser apodado como el “asesino con cara de niño” durante su paso por el Manchester United. No era titular para Sir Alex Ferguson, sino que entraba en juego en el segundo tiempo aprovechando los pocos minutos que tenía para marcar goles. Su momento cumbre lo vivió en la mítica Final de la Copa de Europa en 1999 que enfrentó al Manchester United contra el Bayern Munich en el Camp Nou. Los alemanes se habían adelantado en el marcador y Ferguson recurrió a Ole Gunnar Solkjaer y Sheringham para remontar el partido en los últimos minutos. Y lo consiguió. Sheringham marcó el primero, y el noruego firmó el épico gol del triunfo en el tiempo de descuento. Es una de las remontadas más recordadas de la historia. También conquistó con el Manchester United 6 Premier League, 2 FA Cup y 1 Copa Intercontinental.

Mario Götze – Alemania

Mediocampista ofensivo ha desarrollado gran parte de su carrera en el Borussia Dortmund de la Bundesliga de Alemania aunque tuvo un paso por el acerrimo rival el Bayern Munich. Fue pieza fundamental en la conquista de las 2 Bundesligas consecutivas del Borrussia Dortmund en las temporadas 2011-2012.

Tras su debut en la selección absoluta de Alemania en la Eurocopa 2012 fue convocado para el Mundial de Brasil 2014. En el primer partido ante Portugal fue incluido en el once inicial. En el segundo partido, anotó el primer gol y fue nombrado el Jugador del Partido en el empate 2:2 con Ghana. Jugó sólo 14 minutos en la victoria 0:1 contra Estados Unidos, medio partido en los octavos de final en la victoria contra Argelia y 7 minutos en la victoria 0-1 en cuartos de final contra Francia. En la Final del Mundial ante Argentina, al minuto 88, entró como sustituto de Miroslav Klose marcando el único gol del partido en el minuto 113, trás una asistencia de André Schürrle deteniendo el balón con su pecho antes de disparar a la red con su zurda, dando a Alemania su cuarta Copa del Mundo, y así dedicarle el logro a su amigo lesionado Marco Reus.​ Se convirtió en el primer suplente en anotar el gol ganador en una Copa del Mundo,​ y el jugador más joven en marcar en una final de la Copa del Mundo desde su colega alemán, Wolfgang Weber en 1966 (también tenía 22 años).

Ver también:
Estrellas fugaces, jugadores que brillaron por momentos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *