Como parte del tour realizado por estadios del fútbol alemán, conocí la ciudad de Wolfsburgo, conocida por albergar la sede central de la empresa automovilística alemana Volkswagen. La planta de producción de Wolfsburgo por extensión, y por volumen de producción, es una de las más grandes de toda la industria del automóvil. Fue la primera fábrica que se levantó en Alemania para iniciar la producción del “auto del pueblo alemán”, el Volkswagen Beetle, antes de que la Segunda Guerra Mundial estallara y toda la fuerza industrial tuviera que emplearse en la maquinaria de guerra que contendía en Europa en aquellos años.

Fundada el 26 de mayo de 1938 por Adolf Hitler con el nombre de Stadt des KdF-Wagens bei Fallersleben, que en español podría traducirse como “Ciudad del auto KdF en Fallersleben”. La sigla KdF corresponde al nombre de la asociación recreativa Kraft durch Freude vinculada al régimen nacionalsocialista. Este fue el nombre oficial de la ciudad hasta el 25 de mayo de 1945, momento en que se cambió al actual Wolfsburgo.

Volkswagen es el corazón de Wolfsburgo, y es por ello que además de conocer el Volkswagen Arena, estadio de fútbol de la Bundesliga, conocí Autostadt, una atracción en el área alrededor de la fábrica de Volkswagen. Cuenta con un museo donde se exhiben los autos desde los inicios de la marca, un stand de cada fabricante de autos que pertenece al Grupo Volkswagen(Audi, Skoda, Seat, Porsche) y un centro de servicio que consta de 2 enormes cilindros de vidrio en los que se guardan los autos listos para ser recogidos por sus nuevos dueños.

Para el recorrido a través de la enorme fábrica, se hace por medio de uno de los ferries que llevan a la fábrica de Volkswagen, es un viaje corto por un canal, donde luego un bus hace el recorrido a lo largo de la fábrica. Esta fábrica cuenta con capacidad para producir hasta 3.800 automóviles por día.






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *